domingo, 5 de julio de 2015

A 50 AÑOS DE ANHISTA


Escribe Carlos Amador Marchant

“Anhista”, primer libro del poeta chileno exiliado en Suecia, Oliver Welden, es como  escena juvenil viva, que se asemeja, además,  a viejo filme en blanco y negro siempre visto en salas donde la historia salta.
La fuerza y poder poético de Welden, con certeza, comienza desde “Perro del amor”, cinco años después (1970). Los poemas escritos en “Anhista”, en excelente formato de época (Talleres Arancibia, Hnos. Santiago de Chile, 1965), nunca pasaron por mis manos, salvo uno o dos versos que rescaté de periódicos antiguos. Pero ahora lo tengo gracias al propio autor que lo hizo llegar con gentileza. No son muchos los que tienen este texto. Algunos dicen haberlo visto en ferias de viejos, posiblemente a precio ínfimo. Es el final de muchos poemarios acorralados por años.
Hay que hacer notar, hay que recalcar,  que el autor editó la obra cuando recién se encumbraba  a una edad entre quince y dieciocho años.  Demasiado temprano, donde la inexperiencia, por lo general, tiende a hacernos una mala jugada. Pero de la historia no podemos huir, más aún cuando hay una búsqueda de consecuencia: “Pecado, no. Audacia, sí”, es lo que me dice el poeta en una breve dedicatoria. Y es verdad. En la Academia Literaria del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, junto a una crítica profunda y descarnada de sus integrantes, muchos de los cuales en la actualidad son destacados hombres de letras en el mundo, Welden junto a otros incipientes poetas de la época se sometieron a los dichos. En la interesante entrevista que el autor me concede el año 2008 para la Revista Extramuros83, al referirse al tema, expresa: “En la Academia Literaria del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, donde estudiaba, y que era dirigida por Ariel Dorfman y Ronald Kay, entre otros, quienes me aconsejaron, después de leer el manuscrito de Anhista, que esperara un tiempo para su publicación. Es que en esa Academia de 1965 estaban, por ejemplo, Gonzalo Millán, Jaime Gómez Rogers, Pablo Guíñez, Jorge Etcheverry, Bernardo Subercaseaux, Franklin Martínez (lamento que se me escapen otros nombres importantes). Mi ingenuidad me hizo desestimar esos consejos. No obstante, ese primer librito mío tuvo una generosa acogida –cautelosa, pero generosa acogida- de parte de críticos como Hernán Loyola, Hernán del Solar, Carlos René Correa y Agustín Muñoz Vergara. 
Situándonos más allá de la explicación de Welden, pienso que esa “generosa” acogida tuvo por misión única hallar, soslayar, descubrir, a un hombre talentoso. Si bien la obra muestra confusión de ismos y palabras un tanto gastadas, además de ciertos problemas de unidad temática, se encuentra, se logra percibir al pensador profundo. Welden comienza férreo desde “Perro del amor”. Pero ¿cómo logra en cinco años posteriores dar un vuelco definitivo, poderoso a su poética, situándolo, joven aún, como un referente de la nueva poesía chilena?
Cuando dialogaba en Arica en la década del 70 en los pasillos de la ex Universidad de Chile, Oliver hacía alusión al “no apresuramiento” en temas de publicación. Él, por cierto, por ese entonces, había aprendido fielmente la lección. Pero una cosa es aprender la lección y otra avergonzarse. Debo decir en torno a esto, que me siento halagado de recibir este texto, donde se percibe no sólo la limpieza del autor, sino también la valentía por compartir una obra de pubertad que da inicio a su carrera tronchada por la dictadura chilena.
En “Anhista” se ve todo lo que un joven quiere decir en poesía: amor, soledad, traición, muerte. Sobre esta última rescato los siguientes versos: “Mira cómo mi carne cae, hecha pedazos,/sobre el negro fango de tu hedor.” Y este otro que se llama “Pensamiento”: “Cráneo que estorba./ Huesos que pesan./……Cuerpo decapitado./Se estaría mejor..”
El poeta Roberto Meza Fuentes es quien le abre las puertas en este mundo de letras. Pero al mismo tiempo le permite importantes contactos. Hay un acercamiento entre ambos. Los une el mundo de la dirigencia. Welden dice al respecto: “Yo sentía una gran admiración por Roberto Meza Fuentes, no sólo como poeta sino, además, por su historia de dirigente estudiantil en los años 20, yo era Presidente del Centro de Alumnos del Liceo Lastarria -entre 1963 y 1964- y él se interesaba por esas cosas; como director de la Revista Juventud; como relegado a la isla Más Afuera del Archipiélago de Juan Fernández durante la dictadura de Ibáñez (por los años 1927 y 28). Eventos de proporciones míticas para mí y que, en la realidad, lo fueron. Yo lo visitaba cada vez que podía, cuando iba al centro de Santiago. Don Roberto me acogió y se interesó por Anhista. Me presentó a Braulio Arenas, que siempre me trató con mucha simpatía y un curioso respeto, siendo tanto mayor, y Meza Fuentes me abrió la puerta hacia Neruda, que me obsequió algunos libros –dedicados- y muchas bellas palabras. En cuanto a mis tempranas lecturas de poesía chilena era Neruda a quien yo leía. ¿Cómo no? Antes, a través de mi abuela Graciela, aprendí de Gabriela. En los años de Liceo descubrí a De Rokha y a Huidobro. Luego vino la revelación de La Pieza Oscura de Lihn y Contra la Muerte de Rojas. Los más cercanos a mí, en cuanto a amistad y por la admiración que yo sentía por su obra, fueron Gonzalo Millán desde 1963, Ariel Santibáñez desde 1967 (secuestrado y desaparecido en 1974) y Omar Lara desde 1968. Poetas de verdad, seres humanos de verdad, hombres buenísimos, maestros de la amistad. “
Estos libros viejos, iniciáticos, tienden a retrotraernos. Incluso sirven para mirarnos. Desde acá observamos, palpamos, nuestra evolución. Tienden a crucificarnos a veces. Si hay valentía y mucha fuerza, es probable lo conservemos como algo decorativo en el armario. Hay quienes rompen textos antiguos. Tratan de desprenderse de ellos como un gran pecado. El problema es que siempre aparecen, siempre están en algún sitio. Son como esponjas que salen a superficie. Y frente a este escenario es mejor afrontar. Welden lo hace, y lo hace bien. Me envía el libro; este libro que quizás siempre lo iba a leer como referencia curricular, en título, en tan complicado título, ése que costó tanto saber si se trataba del nombre de alguna muchacha o era palabra inventada por el autor. Finalmente se supo (en el mismo 1965) que provenía de un término más bien médico, que tiene que ver con oftalmología. Aquí está la  visión, el ojo, lo distendido.
Es el nombre que elige el poeta para dar inicio a esa obra juvenil. El amor desgarrado, traicionado, vivido intensamente y que es puesto en escena con elementos como el mar, el velero, la luna, las olas, el naufragio. Es un poema largo, más de cien versos. Por Dios, cómo se escribe en etapas juveniles.
El Oliver Welden que estampa su firma definitiva desde “Perro del amor”, es otro. Aquí se apodera  la síntesis, el borroneo. En él no tiene cabida lo innecesario. Así lo demostró también en “Fábulas Ocultas” (2006); “Oscura Palabra” (2011) y “Los poemas de Suecia” (2014).
No sé si lo dije alguna vez, pero me aprendí de memoria desde la década del 70 varios poemas de este autor. Creo que uno de éstos le tiene reservado la gloria eterna. Me refiero a “Advertencia” (de “Perro del amor): “Érase un hombre solo,/demasiado solo…….”Falleció/la primavera recién pasada;/al cajón le ajustaron las manillas por dentro/para que esa mañana/se condujera solo al cementerio.”

Insisto mi agradecimiento a Welden por este regalo, este “no pecado, esta sí audacia”. Me ha proporcionado el privilegio de conocerlo más, de palpar y paladear evoluciones de mundo, de  existencia, de  lo circundante.


CAM.- 5 de julio de 2015, Valparaíso. 

3 comentarios:

  1. gracias por compartir estos versos primeros de ANHIESTA, primeros en la vida de un jóven pero escritos con la madurez adulta de un escritor maduro. gracias

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Perdon.
    Errores... Gracias por presentarme este Joven intenso.
    Gracias
    Alejandra.

    ResponderEliminar

Entrega tu comentario con objetividad.

COMENTARIOS SELECTOS SOBRE MATERIAL DEL BLOG


Sobre Alicia Galaz Vivar y Oiver Welden:

"En su artículo de revista Trilce, Carlos Amador Marchant recuerda haberlos despedido el día de su partida. Escribe que si Alicia se hubiera quedado en Chile habría sido testigo incrédulo de la destrucción de toda iniciativa creativa".

Carlos Amador Marchant escribe blogs impresionantes.

Robert Cowser,

Profesor Emérito, Universidad de Tenesí (Estados Unidos).




Noviembre-Diciembre 2014.-





Carlos Amador Marchant es uno de los más importantes poetas de su generación. Su poesía refleja un tiempo histórico con hablantes desesperados que buscan una salida en diversos tipos de túneles, los del alma y aquellos que la historia tiene oculta en sus bibliotecas ancestrales, en lo más profundo de la memoria de nuestro pueblo.

Aristóteles España
Octubre de 2008
(sobre el libro "Hijo de Sastre")


Sobre ballenas y un libro:
"Estimado amigo Carlos Amador Marchant: agradezco emocionado la mención que haces de mi novela en tu bella y emocionante crónica. Un fuerte abrazo desde España".

Luis Sepúlveda (escritor)
24 de julio de 2010 15:03

Sobre ballenas y un libro: "Estimado Carlos: Gracias una vez más, por cierto, tu blog es uno de los pocos que merecen llamarse literarios. Es sencillamente muy bueno y tus crónicas son estupendas. ¿Las tienes reunidas en un libro de crónicas? Es un género que se pierde con el tiempo. Un fuerte abrazo desde Gijón, Asturias".

Luis Sepúlveda (escritor)
26-07-2010

Crónica "Dame de beber con tus zapatos". Luis Sepúlveda (escritor) dijo... Querido amigo, como siempre disfruto y me maravillo con tus crónicas. ¿Para cuando un libro? un abrazoLucho
(Gijón-España) 10 de julio de 2011 15:25

Sobre Ballenas y un libro: Fuertes imágenes de una historia y una matanza, y de un lugar, que sobrecogen. Con pocos elementos, pero muy contundentes, logras transmitir una sensación de horror y asco que no se olvidan. He estado en Quintay varias veces, y sé lo que se siente al recorrer las ruinas de la factoría; mientras uno se imagina los cientos de ballenas muertas infladas, flotando en la ensenada, en espera del momento de su descuartizamiento, antes de ser hervidas en calderos gigantescos e infernales, para extraer el aceite y el ámbar, tan apetecidos por la industria cosmética en el siglo XX , así como lo fue (el aceite) para el alumbrado callejero en el siglo XIX... Crónica muy bien lograda. Un abrazo.

Camilo Taufic
Santiago de Chile. 27-07-2010

Sobre "Los caballos y otros animales junto al hombre": Tus asnos, caballos, burros y vacas son otra cosa, por cierto, tan cercanos al hombre, tan del hombre. Te adjunto una vieja fotografía de dos palominos que tomé en las montañas de Apalachia, en Carolina del Norte, allá por el año 1983. Encuentro interesante y muy amena la manera en que hilvanas tus textos, siempre uniendo al tema alguna faceta literaria o cultural (en este caso, Delia del Carril, Virginia Vidal, Nemesio Antúnez, Santos Chavez). Hace tiempo te dije que no desistieras de tus crónicas, que van a quedar, y mis palabras fueron corroboradas recientemente por Lucho Sepúlveda cuando él te escribió a propósito de tu artículo Sobre ballenas y un libro: "Estimado Carlos: (...) Tu blog es uno de los pocos que merecen llamarse literarios. Es sencillamente muy bueno y tus crónicas son estupendas. ¿Las tienes reunida en un libro de crónicas? Es un género que se pierde con el tiempo. Un fuerte abrazo desde Gijón, Asturias. Lucho". Y eso digo yo también, que tus crónicas son estupendas. Te escribe desde Benalmádena, Málaga:

Oliver Welden (poeta)
21 de agosto de 2010


Sobre "El corcoveo de los apellidos..." ¡Notable, muy bueno! Escribir sobre la configuración de su nombre, con esa transparencia en el decir es algo que se agradece, precisamente en un pequeño universo donde lo que más pareciera importar es "el nombre". Además, esas referencias a los escritores nortinos siempre son bienvenidas, pareciera que no siempre ellas abundan en la crónica y crítica nacional.

Ernesto Guajardo
(Valparaíso-15 noviembre-2010)

---------------------------
En torno a "La sombra de Adolfo Couve sobre Cartagena"

Gracias Carlos por el envío. Gesto muy noble recordarlo y dirigirnos a él, con su obra y vida... Adolfo no recibía el Amor, de cualquier manera hubiese sido feliz, era bello por dentro y por fuera... Su muerte me hirió mucho.

Saludos
Alicia Dauvin del Solar
(abril-9 de 2016)

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)