domingo, 17 de enero de 2021

NO ES DIFÍCIL DARNOS CUENTA POR QUÉ ESTAMOS ASÍ

 


Escribe Carlos Amador Marchant

 

De vez en cuando hay que adentrarse en la política, observar quien o quienes la desarrollan; hay que pensar en esos señores que llegan oliendo a ciertas mentiras y son criticados porque calientan sillones y reciben toneladas de billetes.  

He escrito muchas veces respecto a este y otros tópicos, pero a fin de cuentas todo queda en los escaparates y la carreta sigue avanzando con sus ruedas desvencijadas. No se trata de decir que se lo pasan dormitando en horas de trabajo, porque leen documentos (aunque a veces no) para aprobar o desaprobar proyectos de leyes, sino más bien porque el apelativo en cuestión viene a escenificar a una casta que no está ni ahí con las reales necesidades de la gente, esa población que nace, huele, vive y se desangra en este país llamado Chile.

Numerales, incisos, terminologías inentendibles para el grueso habitante, son las cosas que se mueven día a día, por años, por siglos, sin siquiera acercarse un milímetro a lo que desea un humano común en la Tierra: paz, y buen pasar antes de morir.

No se necesitan voluminosos textos de historias para darnos cuenta que, desde que el hombre comenzó a respirar en el planeta, una “manga” de sinvergüenzas y matones se adueñaron de las riquezas y pisotearon al más débil. En otras palabras: Ley de Selva.

Por esta razón, conmueve que en pleno siglo veintiuno se continúe con las mismas tácticas del medioevo. Es decir, si bien hoy contamos con los más sofisticados adelantos tecnológicos, donde la información está a mano de todos, la mentira, el vilipendio, la usura, el matonaje, la arrogancia, se sigue ejerciendo aun cuando millones de seres señalan con el dedo a muchos de estos personajes que tienen al mundo en atroz etapa de exterminio.

Diversas civilizaciones fueron cayendo con los siglos y se han restablecido (lamentable) modelos que vuelven a caer en lo mismo. Surge la pregunta si el hombre será capaz de crear un sistema social que logre satisfacer sus reales necesidades sin yugo.

Bajo tierra, con cruces, incluso, que ya nadie ve por deterioradas, duerme el sufrimiento de billones de seres víctimas de atrocidades ejercidas por el propio humano a lo largo de su historia.

Chile, por cierto, no está ajeno a estas aseveraciones. Estoy hablando de Chile, pero a la vez, del mundo. Sin enredarme ni enredar a nadie, deseo poner sobre la mesa a este territorio largo y flaco como culebra, pero es preciso exponer al hombre, al habitante, caminando por senderos polvorientos, por las calles, por los años, por los siglos.

Desde los tiempos de la llamada “independencia” (¿independencia de qué?) donde, tras luchar por salir de la mano avasalladora de la monarquía hasta nuestros tiempos, la maraña por el poder individual no ha cesado.

Parece que divisamos a la vuelta de la esquina los pleitos, las guerras, entre los españoles nacidos en Europa y los criollos. El poder, la estirpe, los privilegios, avanzando como ríos caudalosos. Entonces nace Chile, el querido, el que nos enseñan en la escuela, al que hay que amar por su hermosa bandera, por su hermoso escudo, por su himno. Y vemos al pueblo, a los mestizos arrinconados, perseguidos por siglos, sin derechos, sin nombres, andrajos que la sangre “pura” interpuso.

Las contradicciones desde el tiempo de la corona pasando por el poder criollo induce a utilizar solo la palabra “perversidad”. Y surge la pregunta: ¿Quiénes fueron más patricios o quienes menos sanguinarios?. Desde la instauración de la llamada “república”, luego de tres siglos de período colonial donde confluyen cantidad de nombres que buscan “desligarse de la mano europea”, y quienes, además, pasan obligatoriamente a las hojas de la historia, a ocupar nombres de calles, de estatuas repartidas entre lo ancho y angosto del territorio, lo que parecía, sin más ni menos, “heroico y revolucionario”, no fue más que la continuación de un modelo de persecución, arrebato y posesión de riquezas y tierras.

La historia de Chile, como la de otros países latinoamericanos, está llena, por no decir “plagada”, de persecuciones donde la palabra “saqueo” estuvo (está) a la orden del día. Los cerca de diez textos constitucionales escritos hasta el año 1980, siempre fueron redactados entre cuatro paredes. No cabe dudas que las leyes sirven para el ordenamiento social, el ordenamiento del ser dentro de una sociedad, pero cuando estas son escritas para depredar y torturar eliminando de por vida la palabra “amor y confraternidad”, simplemente están hecha por delincuentes.

Lo que ocurre hoy en nuestro país, no es más que la repetición de lo que aconteció desde inicios de la República. “Un hombre no cambia de la noche a la mañana”, dije en unos versos muy antiguos, y es así. No se les puede pedir benevolencia a quienes desde tiempos inmemoriales actuaron como sanguinarios para apropiarse de lo ajeno. Lo que ocurrió después del término del período colonial y el posterior traspaso de la sociedad a manos de los criollos, no fue más que la continuación y consolidación de un modelo perverso. Lo que aconteció desde el término de la dictadura pinochetista hasta pasar a manos de políticos que patentaron el nombre de “transición a la democracia”, no fue más que la consolidación de otro modelo ladrón.

Desde aquel tiempo en que los Pipiolos y Chascones peleaban manteniendo siempre la ignorancia sobre el devenir de quienes conformaban masivamente esta nación, hasta los días actuales en el Congreso Nacional, todo me sabe a repetición. Nada ha cambiado.

Historiadores, muchos de ellos se han encargado al paso de siglos de “vendernos la pomada”. El llamado “patriotismo” no es más que una invención. Porque esa palabra, para tener un real desarrollo, debe estar condimentada de amor profundo por la tierra donde se nace. Ellos no tienen ese amor. Nuestro escudo nacional, por ejemplo, expone a un huemul y a un cóndor, dignos animales, por cierto, pero no hay ni un representante del pueblo chileno, ni un aborigen. Es decir, nos desraizaron de por vida. No tenemos, porque así lo estipularon, raíces.

Lo que hicieron ayer lo siguen haciendo hoy. La prensa a manos de privados es la encargada de desvirtuar cualquier información. Las fuerzas de orden y militares están, día a día, más armados. Ni siquiera para proteger a la nación, sino más bien, para dar protección a quienes siguen robando.

Sin caer en lo panfletario, el trato de rebaño, táctica milenaria, es lo que más duele en estos tiempos en que la tecnología permite informarse más.

Finalmente, es preciso volver a recordar lo que dije al comienzo de este escrito: ¿Qué es lo que desea un humano común y silvestre?: simplemente lo que desea un humano común en la Tierra, es paz, y buen pasar antes de morir.

¿Es mucho pedir?.

 

 

17 de enero de 2021

 

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda

MI FRASE

"El mundo que hicimos, el mundo que queda por hacer, no tienen el mismo valor o significado. Se hilvanan distintos ojos. Pero la vida es una sola, conocida o no, y la acción de amarnos con chip reales, tendrá que ser prioridad de los nuevos tiempos."

Carlos Amador Marchant.-

VISITA LA REVISTA EXTRAMUROS N°2

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA

LO MÁS LEÍDO DE LA SEMANA

EL TIEMPO EN VALPARAÍSO

El antiguo muelle de Iquique-Chile.

El antiguo muelle de Iquique-Chile.
Aunque radico en Valparaíso desde 1995, siempre recuerdo este muelle de Iquique, el muelle de mi niñez.

CONTACTARSE CON EL AUTOR

carlosamadormarchant@gmail.com