miércoles, 8 de octubre de 2014

GUARIPOLA


¿Quién, cuando niño, no quiso ser un guaripola o el llamado tambor mayor de un desfile?. Debe haber sido la pobreza de mi pueblo, los escasos implementos de diversión y la abundante imaginación del momento. Recuerdo haber usado palos de escobas diversos. Imitábamos a los erguidos que comandaban los desfiles. Lanzábamos el palo por los aires, lo alcanzábamos con la mano en la espalda e íbamos, palo en mano, imitando ser guía de un gran batallón. Queríamos ser guaripolas y cuidábamos el diminuto bastón. Y en las noches lo escondíamos en el closet, para que nadie lo tocara, para que nadie lo rompiera, para que nadie lo transformara en leña. Eran otros tiempos. Hasta que llegó el golpe militar en Chile. Y todas esas visiones de amor a los desfiles, a los batallones, se fueron a la mierda.…


Escrito por Carlos Amador Marchant, el 8 de octubre de 2014, en Valparaíso-Chile

1 comentario:

  1. Estimado Carlos: encantada iba con la lectura de tu post (que me recordó anécdotas de la infancia de mi pareja), hasta que llegué al abrupto final. No tengo nada que objetar, obviamente, es tu escrito, así lo pensaste, sentiste y escribiste; mas, a pesar de todo lo vivido, yo sigo viendo los desfiles como lo que son: momentos de fiesta representados por seres humanos, hijos de gente como cualquiera, que no tienen culpa de los grades yerros del pasado. No todos los militares son asesinos; no todos los curas son pedófilos; no todos los padres y madres son amorosos/as; no todos los niños son inocentes; no todos los pobres son buenos ni todo rico tiene que ser un villano. Todas las noches no son negras ni todos los días luminosos. Y no todos los que escriben pasan de largo por las publicaciones ajenas. Algunas, como yo, cuando puedo me doy el tiempo de leer y comentar algo, muy personal, en todo caso.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Entrega tu comentario con objetividad.

EL TIEMPO EN VALPARAÍSO

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)