viernes, 20 de diciembre de 2013

Poesía Galpón de Redes Marinas



Galpón de Redes Marinas
Libro publicado por Carlos Amador Marchant, Premio Nacional de Poesía-U. del Norte Antofagasta (1979)
(editado en 1980 y reeditado en 1994)


DESCARRIADO

Acostumbrado estoy
a arrinconarme de día en las desoladas
arenas de la costa.
Como pollo friolento
alejado de padres, de hermanos, de parientes.
¿Quién ha puesto esta vida en mis canillas
rodando como neumático roto?. Nadie
me responde.

La olas llegan, me tapan, se recogen
y me dejan con cara de difunto. ¿Qué será
de mí
a esta hora de un día que no he vivido,
que tengo dormido como vida de vientre?.

Acostumbrado estoy
a sentir pánico de la noche marina. No podría
poner ni siquiera un pie en sus oscurecidas aguas.
Acostumbrado estoy
a sentir pánico de los días en las ciudades terrestres.

Por eso
a cada hora me siento más escéptico de hogar,
más pollo sin padres, sin hermanos, sin parientes.


SOY


Pero soy de la vida.
Soy de la vida aunque quiera negarme,
aunque me pisen las desgracias,
aunque coma lágrimas. Soy
de la vida,
de aquélla que transcurre,
de la que tanto y tanto reniego,
de la que tanto y tanto aborrezco. Soy
del Sol,
de los árboles,
del mar,
de todo esto que tiene nombre. Soy
irremediablemente soy,
aunque me arrastre por las calles,
todo harapiento,
todo con dolor de estómago y de cerebro,
todo rodeado de alambrepúas,
todo rodeado de gritos de prostitutas y de ladrones.


NIDO

Pero algo en mí se acampa y ese algo tiene
sabor a mar.
Alguien entre mis raíces, muerto hace muchas décadas,
debió ser un hombre de océano.
Porque de otra forma no me explico
que todos mis caminos vayan a la costa.

Creo que mi alma esconde un secreto.
Un secreto con sabor a llantos, a gritos
y a ruidos de embarcaciones.

Y con ese algo de pereza que convalece
se encamina mi cuerpo como un cachorro
que mira a su alrededor e investiga.

Soy un marino con las llaves del océano en la mente.
Alguien que se pone el traje y se lo saca.
Un marino que tal vez aún no viene al mundo,
pero que busca su nido en las rocas,
en las algas marinas, y en galpones pesqueros.


AMO


Amo la tierra de orilla de mar.
Aquélla que se lava la cara por la mañana
y se moja los pies a la hora del crepúsculo.
Amo su figura callada y sometida,
su contextura húmeda y solitaria,
su esqueleto estático y salado.

Esta es la tierra en donde se desahoga el océano.

Es el sitio
abierto
a los caprichos de las aguas.
Esta es la tierra en donde se dejan caer los náufragos
y las embarcaciones destruidas a pedazos.
Este es el sitio en donde aterrizan
los hombres asesinados por los cuchillos de las olas. Este es el sitio
en donde la desgracia llega muerta,
en donde se entreveran gritos de fantasmas.
Esta es la casa
que me arrastra como a un esclavo. Esta es
la tierra que amo, la que se lava la cara
por la mañana
y se moja los pies a la hora del crepúsculo.


GALPÓN

La primera vez que entré a aquel galpón de redes
me pareció haber penetrado a una goleta varada
sobre las rocas de la costa.
Todo era humedad, el mar ahí dormía
protegido entre bastiones de calaminas.
Un balde de océano lanzado a la tierra era ese galpón.
Las manchas del pez más libre
aprisionado por las garras del hombre
se hallaban impregnadas en el suelo, en las paredes,
y hasta en los harapos de las mismas mujeres.
Nunca pude sentir más de cerca la profundidad del océano
que tocando un grillete oxidado, escondido
bajo unos cajones olvidados.

Las escamas de los peces
fueron mi silla por largo tiempo mientras bebía
una triste
taza de café.
Y mi ropa nunca pudo oler más que a pescado
descompuesto
cuando caminaba y estiraba -saltarines-
mis brazos y mis piernas.

¡Cómo poder hablar de paraíso
si en cada milímetro de calamina, colgaba
una lágrima de mujer marina!

He dicho que nunca pude oler más que a ese galpón.
Me lo llevaba, junto a mi ropa, al regresar a casa.
Y hasta el óxido danzaba en mis pantalones
como un bailarín ebrio.



REDES

Cosiendo redes frente al mar.

“A veinte metros las olas, fieras, heladas.”

Y yo ahí, rodeado de mujeres
entumidas, con sus agujas y cuchillos en las manos.
Cada vez que observaba aquellos rostros
mi alma estilaba
y, en ocasiones, asustada, huía
de tanta humedad reinante.
A veces creo que si hubiese penetrado
en alguno de esos seres,
me hubiera encontrado de nuevo con el mar, salpicante,
triste.

Porque eran así, como verdaderos peces robados
de las aguas
y depositados en aquel galpón de calaminas oxidadas.
Algo así como gaviotas entumidas
por la fuerte marejada y la fría soledad del invierno.

Caleta de ojos casi muertos.
Ahí donde la música más helada
rodea al alma. Caleta
de ojos
de mujeres
casi muertos,
yo conocí en tus compartimientos
tus harapos desordenados.
Y cada vez que entraba a ellos
no veía más que ropa de mujer escondida, friolenta.

Rodeada de grasa y de moscas, mujer
cómo pude ver tu alma femenina!
Si de cada grito tuyo mi alma temblaba
y de cada una de tus palabras huían alborotadas
las sílabas del diccionario. Así como cuando alguien corretea
afanoso, a unos perros en la calle.

Yo no vi, mujer,
Más que inmundicia frente a ti. Basureros
que tapaban tu alma.
Como para que los hipócritas
puedan lavarse las manos en tus pozos de tragedias


LEJANIA DE AGUJAS

Nunca pude coger bien la aguja,
ni el cuchillo,
ni las cadenas, ni los cabos, todo
quedaba grande, helado, en mis manos.
Sin embargo, alguien, una mujer que no recuerdo bien
me enseñó a poner los pie en la humedad,
a ver luces de embarcaciones en la noche,
a poner las manos sin guantes en las redes
impregnadas de pescados descompuestos.
Y así aprendí a ver sus intestinos, sus ojos,
sus escamas
juntas y sobre mis pantalones y mis camisas.

Por eso
siempre que vea, a lo lejos, un puerto
con sus aguas grasientas,
recordaré a estas mujeres.
Siempre vendrán a mí cuando mire
de noche luces de embarcaciones desde la distancia.
O cuando llegue a mis manos algún pedazo de red
o algún grillete, oxidado.

Porque la vida es esto, un ir y un venir.
Y cuanto más desee saber de sus almas
ellas se me alejarán en medio de océanos y de puertos.

Sólo los peces, cada vez que se lance una red al mar,
sabrán en qué lugar han puesto sus agujas,
estas mujeres que tuve junto a mí un tiempo.


ME PARECE

Me parece ver la redería
aun cuando la cinta del tiempo se ha alargado.
Está todo aquí, como si lo estuviera viviendo de nuevo.
Como si fuera el primer día de una aventura desconocida.
Porque es como si estuviera viendo los boliches
arrinconados
como cerros,
y las largas cadenas, como largas y pesadas
culebras,
y los innumerables corchos tirado en el suelo,
y las anillas y los cabos sueltos
y las voces de mujeres que gritaban
con la fuerza de un hombre
arrinconadas o esparcidas por diversos lugares.
Y, a veces, hasta me llega el olor a pescado,
y hasta mis talones parecen humedecerse.
Porque esto es así, queda
impregnado como el mismo sol del desierto.

Yo no sé si mis pasos
habrán quedado penando por esos lugares.
¿Estará mi voz entonces escondida en las calaminas
o tal vez mi voz ha sido llevada por las redes que toqué
hacia las profundidades del mar?.
¿O estaré arrinconado en algún tarro, en algún cajón
o en algún harapo de mujer tirado en el suelo?.
Porque todo queda en algún sitio
aunque yo haya hablado bajito
y haya pasado tan rápido que nadie se dio cuenta
que estuve allí.



UNA MUJER

Una muchacha se me acercó un día.
Tan súbita, rebelde, risueña.
Aprendí a beber el café junto a ella.
Y hasta pude reír frente al frío de la costa.
Yo no la creí capaz de ceñirse a mi vida,
porque éramos tan distintos como la ciudad
y el océano.
Pero, sin embargo, vino y escudriñó
y fue entrando a mí pausada, como cuando entra
una anciana a la puerta de su casa.

Nunca he podido conocer mejor a una mujer
que a aquélla que se me acercó un día.
A veces rompía en llantos
y, cuando me abrazaba,
todas sus lágrimas rodaban por sobre mi camisa
engrasada.

Me pregunto cómo pudo unirse a mi vida,
tan súbita y risueña como una mañana de primavera.
Porque aquí no hubo nada, ni un llamado,
ni una seña desde lejos, nada
que nos hiciera sentir avergonzados.
Sólo sé que desde ese día
ya no pude beber el café solo y triste como antes,
en medio de aquellos fierros y cajones y redes
húmedas.

PEQUEÑA 


Era una mujer pequeña. Pequeña
como una ola de orilla.
Todo su cuerpo se desplazaba
rápido
como los peces del océano.
Y estaba aquí y estaba allá,
siempre en movimiento,
como un emblema que flamea en el aire.

Jamás pude verla estática,
escurridiza mujer de galpón y de redes.
De aquéllas que se apagan y florecen
como los mismos caracoles marinos.

Era pequeña como una ola de orilla y misteriosa
como ella.
Blanca y oscura como el tiempo del norte,
blanca y oscura como la superficie y la profundidad.

Era pequeña de piernas y brazos, de harapos y palabras.
Mínima como un grano de arena,
pero grande y misteriosa como el mar y la vida.


LABIOS

Fueron míos sus labios
junto a la sal y al olor de las redes.
Y nunca pude descifrar, en medio de tanta braveza
lo que sus besos me decían y me daban.
Sin embargo, al tomar sus manos,
me fui sintiendo dueño del océano.
Porque eran las manos de una redera,
las mismas que han tocado tantas y tantas
profundidades.
Sin embargo,
hablaba de sus labios.
Aquellos cálidos labios
que me cobijaron durante todo el invierno.
Y no puedo hablar de otra cosa porque fueron ellos
los que me dieron todo su cuerpo en una tarde
de gaviotas en el cielo.
Ellos me traen su cuerpo en rápidos ropajes,
aquéllos que despojé un día para hacerla mía.
Y me fui acostumbrando a su vida y a su olor
marítimo,
a su andar y a su voz grosera,
a sus gritos y a sus piernas.
Y me fui muriendo a pausas, hora a hora,
cuando las goletas del puerto me la llevaban
cada vez que quería tenerla cerca.


TARDE

Era la tarde, junto a nuestros cuerpos,
tan quieta hasta parecerse a un puente
abandonado.
De esos puentes azotados por las olas
y que no dicen nada como alguien demasiado
mudo y consciente.
Y creo que jamás podría definir al cielo,
porque cada vez que lo observaba,
la marinera besaba mi boca hasta bañarla
de océano.

Y era el océano, entonces, el que se adueñaba
de la tarde,
así como las aves se adueñan de las alturas.
Pero yo era feliz frente a ese panorama frío.
Y eran la sal y el aire los que vitalizaban
mi alma.
Y era su cuerpo, demasiado salado y tibio,
el que,
protegido entre mis brazos, circulaba
como una rueda hasta dejarme absorto.

Era la tarde tan quieta, pero estaba ella
y estaba yo.
Y estaban los fierros y estaba la arena. Y estaba
el rugir del mar.
Y estaba su aliento silvestre, y estaban las gaviotas
y los gritos
y los ruidos de goletas.
Era una tarde quieta, pero tal vez no lo era.
Porque crujían, a lo lejos, los lamentos
de las olas.
Y el aire, a medida de nuestros besos, se iba
haciendo una mina de crepitaciones.
Sin embargo era mía la tarde.
Era mía y la apretaba entre mis manos
cual si fuese una moneda.
Y rodaban entre mis piernas las piernas
de mi marinera.
Y cada vez que palpaba sus muslos
un escalofrío de peces galopaban por mi alma.
Y era la tarde, sin embargo, quieta. Tan quieta
como un puente de caleta.



PERO ME EQUIVOQUÉ 

Pero me equivoqué de casa, marinera mía.
Me equivoqué y caí
como cae un ave desde las alturas,
herida, herida por las piedras o las balas.

Marinera de paño abierto y de mar abierto,
yo no cuajé ni en tu paño ni en tu mar
turbulento.
Todo no fue más que un mar de besos agrios
y de iras de gato, y de noches de insomnio.

Marinera de ojos grandes, de boca grande,
de oídos grandes y de pechos grandes,
todo lo mío fue ínfimo para ti.

Mujer de ojos bien abiertos y de un corazón
cerrado
quise, sin embargo, todo lo tuyo,
tu cuerpo, tu alma pueril,
tu cuchillo, tu aguja, tus manos sucias
y tus zapatos sucios.

Fueron crepúsculos distintos, alejados
de silencios.
Fueron los crepúsculos de gritos y de ruidos,
aquéllos que se marchan como lo hacen los forasteros.

Y aquí, desde lejos, mi alma llora
frente al mar que tanto amas y que yo tanto amo. Pero fuimos
tan distintos
como la ciudad y el océano.




Y UN DIA PARTÍ


Y un día partí
como parten las estaciones. No podía
ni siquiera seguir escudriñándote.
Marinera de mierda, te amé como aman
los depravados.
Con ese deseo de lamer
tus labios de día y de noche.

Y un día partí
Y dejé atrás el sabor del vino de los puertos.
Y dejé mi cuchillo y mis herramientas, allá, a lo lejos,
botadas,
y todo aquel ruido de cadenas y de cajones.

Este color del mar
y este amor engrasado, cercano a los fierros
y cajones y redes y ratas.
Este color del mar y esta pena mía
absorbe mi alma hasta dejarla hueca.

Y un día partí
sin siquiera mirar atrás.

“Marinera mía, mentiste como mienten los leopardos.

Tu boca me pedía desde lejos que no marchara,
Pero mis herramientas quedaron botadas,
arrinconadas,
abandonadas,
como reliquias de museo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrega tu comentario con objetividad.

COMENTARIOS SELECTOS SOBRE MATERIAL DEL BLOG


Sobre Alicia Galaz Vivar y Oiver Welden:

"En su artículo de revista Trilce, Carlos Amador Marchant recuerda haberlos despedido el día de su partida. Escribe que si Alicia se hubiera quedado en Chile habría sido testigo incrédulo de la destrucción de toda iniciativa creativa".

Carlos Amador Marchant escribe blogs impresionantes.

Robert Cowser,

Profesor Emérito, Universidad de Tenesí (Estados Unidos).




Noviembre-Diciembre 2014.-





Carlos Amador Marchant es uno de los más importantes poetas de su generación. Su poesía refleja un tiempo histórico con hablantes desesperados que buscan una salida en diversos tipos de túneles, los del alma y aquellos que la historia tiene oculta en sus bibliotecas ancestrales, en lo más profundo de la memoria de nuestro pueblo.

Aristóteles España
Octubre de 2008
(sobre el libro "Hijo de Sastre")


Sobre ballenas y un libro:
"Estimado amigo Carlos Amador Marchant: agradezco emocionado la mención que haces de mi novela en tu bella y emocionante crónica. Un fuerte abrazo desde España".

Luis Sepúlveda (escritor)
24 de julio de 2010 15:03

Sobre ballenas y un libro: "Estimado Carlos: Gracias una vez más, por cierto, tu blog es uno de los pocos que merecen llamarse literarios. Es sencillamente muy bueno y tus crónicas son estupendas. ¿Las tienes reunidas en un libro de crónicas? Es un género que se pierde con el tiempo. Un fuerte abrazo desde Gijón, Asturias".

Luis Sepúlveda (escritor)
26-07-2010

Crónica "Dame de beber con tus zapatos". Luis Sepúlveda (escritor) dijo... Querido amigo, como siempre disfruto y me maravillo con tus crónicas. ¿Para cuando un libro? un abrazoLucho
(Gijón-España) 10 de julio de 2011 15:25

Sobre Ballenas y un libro: Fuertes imágenes de una historia y una matanza, y de un lugar, que sobrecogen. Con pocos elementos, pero muy contundentes, logras transmitir una sensación de horror y asco que no se olvidan. He estado en Quintay varias veces, y sé lo que se siente al recorrer las ruinas de la factoría; mientras uno se imagina los cientos de ballenas muertas infladas, flotando en la ensenada, en espera del momento de su descuartizamiento, antes de ser hervidas en calderos gigantescos e infernales, para extraer el aceite y el ámbar, tan apetecidos por la industria cosmética en el siglo XX , así como lo fue (el aceite) para el alumbrado callejero en el siglo XIX... Crónica muy bien lograda. Un abrazo.

Camilo Taufic
Santiago de Chile. 27-07-2010

Sobre "Los caballos y otros animales junto al hombre": Tus asnos, caballos, burros y vacas son otra cosa, por cierto, tan cercanos al hombre, tan del hombre. Te adjunto una vieja fotografía de dos palominos que tomé en las montañas de Apalachia, en Carolina del Norte, allá por el año 1983. Encuentro interesante y muy amena la manera en que hilvanas tus textos, siempre uniendo al tema alguna faceta literaria o cultural (en este caso, Delia del Carril, Virginia Vidal, Nemesio Antúnez, Santos Chavez). Hace tiempo te dije que no desistieras de tus crónicas, que van a quedar, y mis palabras fueron corroboradas recientemente por Lucho Sepúlveda cuando él te escribió a propósito de tu artículo Sobre ballenas y un libro: "Estimado Carlos: (...) Tu blog es uno de los pocos que merecen llamarse literarios. Es sencillamente muy bueno y tus crónicas son estupendas. ¿Las tienes reunida en un libro de crónicas? Es un género que se pierde con el tiempo. Un fuerte abrazo desde Gijón, Asturias. Lucho". Y eso digo yo también, que tus crónicas son estupendas. Te escribe desde Benalmádena, Málaga:

Oliver Welden (poeta)
21 de agosto de 2010


Sobre "El corcoveo de los apellidos..." ¡Notable, muy bueno! Escribir sobre la configuración de su nombre, con esa transparencia en el decir es algo que se agradece, precisamente en un pequeño universo donde lo que más pareciera importar es "el nombre". Además, esas referencias a los escritores nortinos siempre son bienvenidas, pareciera que no siempre ellas abundan en la crónica y crítica nacional.

Ernesto Guajardo
(Valparaíso-15 noviembre-2010)

---------------------------
En torno a "La sombra de Adolfo Couve sobre Cartagena"

Gracias Carlos por el envío. Gesto muy noble recordarlo y dirigirnos a él, con su obra y vida... Adolfo no recibía el Amor, de cualquier manera hubiese sido feliz, era bello por dentro y por fuera... Su muerte me hirió mucho.

Saludos
Alicia Dauvin del Solar
(abril-9 de 2016)

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)