jueves, 13 de octubre de 2016

LA POLÉMICA SESGADA SOBRE DYLAN Y EL NOBEL 2016




El 13 de octubre de 2016 muy temprano (8 de la mañana) se dio a conocer y se otorgó el Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan. Este hombre nacido en Minnesota, Estados Unidos, en 1941, lo hizo todo desde la década del 60 del siglo 20, en la música. Ha ganado, además, los más influyentes premios mundiales. Pero, reitero, ¿Qué hizo para merecer este galardón?. Es respetado, sin duda, por el contenido de sus canciones, y su voz. Se le reconoce valentía en momentos complicados de la llamada guerra fría.
Podríamos hablar páginas y páginas por cien sobre este compositor, pero eso, por cierto, lo están haciendo otros a lo largo y ancho del mundo. Lo concreto es que para millones de personas que viven sobre este globo terráqueo, sorprendió la noticia. De estos millones y millones de seres hay una buena cantidad que vibra. Otros, en cambio, lanzan diatribas en redes sociales, y lo hacen con convicción y hasta con enojo ciego que entra por ojos y sale.
Los enojados se hacen la siguiente pregunta: ¿Por qué un compositor, un cantautor, pasa por encima de una cantidad impresionante de escritores de renombres?. Y no logran condensar una respuesta que derrumbe la figura real de que “El Nobel se está chacreando”.
De algo no podemos estar ajenos: “a partir de hoy comienzan a venderse nuevamente, por billones, los discos de Dylan. ¿Hay intereses creados, económicos, políticos, en esta designación?.
Los más conspicuos, no todos, pero muchos, también en el orbe, arden de ira. Arden, como Roma. Yo pido tranquilidad, pido mesura, pido caminar por orilla de océano para despejar tensiones.
Observo sesgo por parte de muchos escritores, de quienes lo son y de quienes dicen serlos. Y aunque pienso que Dylan es muy respetado y merecidamente, también, sin hacerme partícipe de ninguna polémica, pienso que al Nobel se le debió agregar un acápite: “Premio Nobel de Literatura Mención Creación Musical”. Habría sido más inédito y no tan a cortapiés.
Finalmente la exagerada polémica sobre este galardón, los dichos venenosos y hasta asesinos contra el artista, me han llevado a pensar en la vanidad de quienes ejercen el oficio de escribir. Han situado a los Nobel como verdaderos semi dioses. Y en este mundo todos somos humanos comunes y silvestres. Y todos mueren y se pudren en las huesas.


*Reflexión escrita por Carlos Amador Marchant, en 13 de octubre de 2016-Valparaíso-Chile.*

2 comentarios:

  1. No hay confianza con el grupo que elige el premio nobel. Se termina aqui la verdadera votación y valoración para escritores con un historial de libros publicados. Dylan merece que le den el premio en música no en este gremio. Hasta aqui ha llegado los tentáculos el poder de corrusión que ha invadido todos los ambitos culturales. Qué pena. No se sorprendan si el próximo año el premio se le otorga a la novela o música urbana. Ya nada sorprende con los nuevos divas/os de la farandula. El nuevo concepto que se oye ahora es un genio, un talento.

    ResponderEliminar
  2. He leído mucho de lo que apuntas y a mucho puntero literario asustado y asustador. Me animo a comentar aquí por sentir tus letras como un buen vino al lado de un amigo en un hogar y perro labrador, que siempre me gustaron, entre mis manos y su pelo; no así siento el facebook y otras síntesis tan eclécticas de diseño. A mí, en lo particular, no me causa ningún respeto el Nobel, en cualquiera de sus acepciones, principalmente por el criterio de tan dudosa honestidad. Debo decir que el Nobel de la Paz a Obama me rompió la cabeza y cualquier deje de respeto. Ahora bien, debo reconocer la trascendencia popular que tiene. No creo que al Sr. Dylan le vaya a cambiar la vida unos millones más o menos de discos vendidos y si existió un Bukowsky, bien debe existir un Dylan. En lo particular amo su historia y mucho más sus letras que su música y grandes dosis de simpatía me causó siempre su actitud. Que capaz no sea un gran criterio, pero por eso, seguramente y por mucho más, no recae en mí tamaña responsabilidad. No veo invasión, sino mestizaje, que por mucha resistencia que haya es a lo que deviene el arte y la sociedad, sumando -en mi opinión- matices muy interesantes. Hay quien considera el slam como el sacrilegio de la poesía y hay quien no soporta a un Quintero, amo ambos y a ambos. Esta amplitud no es muy rigurosa desde la exactitud pero me permite una cómoda aceptación de la evolución y los tiempos. Le mando un abrazo, es un placer leerlo. Mary Nikzar

    ResponderEliminar

Entrega tu comentario con objetividad.

EL TIEMPO EN VALPARAÍSO

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)