viernes, 25 de marzo de 2016

CEMA-CHILE Y EL PILLAJE


Día a día leo en diarios noticias diversas. Por lo general casi siempre opto por guardar silencio. No me apetece comentar miserias constantes. Pero este caso, el de CEMA-Chile, no puedo dejarlo pasar. Se trata de algo absurdo y burlón. Estos “Centros de Madres” (CEMA) que cobijaron-reclutaron al más puro estilo de la Alemania nazi, a cientos de miles de mujeres, la gran mayoría de escasos recursos, y que, otorgándoles, a cambio de un lavado minucioso de cerebro, pequeños beneficios en conocimientos domésticos, empoderaron a dos grandes delincuentes en la historia chilena. Augusto Pinochet y Lucía Hiriart. La segunda, quedó al mando de esta institución a perpetuidad y, al mismo tiempo, con una cantidad impresionante de bienes inmuebles y terrenos cedidos por el Estado cuando su esposo las ejercía como dictador. Desde el momento en que empezó a hacerse famosa la fatídica frase “transición a la democracia”, han pasado 26 años, y mediante un “oscurantismo” los negociados continúan haciéndose bajo protección legal. Pero ¿de qué legalidad estamos hablando?. Pues de la absurda legalidad dejada por la dictadura y que la clase política imperante ha sido incapaz de aplastar. La pregunta es si se puede gobernar bajo una delincuencia legal, y quedamos “marcando ocupado” al darnos cuenta que esa es la realidad chilena: “una mentira del porte de un trasatlántico”.
Augusto Pinochet y Lucía Hiriart, bajo el lema de “Salvar a Chile del comunismo” se enriquecieron robando los bienes de la nación. Convengamos que fue Estados Unidos quien apoyó a esta horda de maleantes para parar a un gobierno de índole popular. Pero ¿era necesario?. Bajo este prisma todo quien asume como Ministro de Estado u otros cargos, pasan a ser vistos como títeres, es decir, “manejables”.
La otra pregunta que surge es: ¿se puede parar esto?. Han pasado cerca de tres décadas y todo sigue igual. La señora Hiriart tiene 93 años y es capaz de manejar desde las sombras muchos negocios y a muchas personas. Y finalizamos con otra pregunta: ¿por qué se conserva ese poder casi intacto?
Y la respuesta está a la vista: “Cuando una plaga de ratones entra a una casa, para exterminarla sólo cuenta despejar, mover, y en definitiva asear bien la casa. Este aseo general, por cierto, jamás se ha hecho en Chile”.


Escrito por Carlos Amador Marchant, en Valparaíso, 25 de marzo de 2016. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrega tu comentario con objetividad.

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)