lunes, 15 de agosto de 2016

LA SOMBRA DELICTUAL




En varios de mis escritos mencioné que dialogar con un chófer de taxis colectivos, mientras te trasladas por el puerto de Valparaíso, siempre resulta comida llena de condimentos. Y precisamente en una de mis últimas incursiones por estas canchas, un tipo que terminó reconociendo haber sido carabinero dado de baja tras ser pillado en maniobras delictivas (paradoja), las emprendió con dichos diversos. El tipo, que a la sazón, transmitió un acento más de malandra que de ex uniformado, antes de darme a conocer (más bien reconocer) haber sido echado de la institución, usó mucho la palabra “sombra”. Mi pregunta original hacia él había sido: ¿es peligroso trabajar de noche por los cerros?. Y la respuesta no se dejó esperar: ¡como todo trabajo, cachai. En todas partes hay peligro!. Y continuó diciendo: “Pero yo detecto a estos perritos, los huelo, les veo la “sombra”-”. Está bien le respondí, pero resulta que se conocen robos en barrios pudientes de Santiago, donde se bajan “personas” de buena presencia y hermosos rostros, y se trasladan además en vehículos carísimos. ¿Cómo reconocer entonces a este tipo de delincuentes?. Me miró casi con furia y esgrimió: “a estos perros los huelo de lejos y a mí no me engañan...LES VEO LA SOMBRA”


Escrito por Carlos Amador Marchant, el 15 de agosto de 2016 (Valparaíso-Chile)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrega tu comentario con objetividad.

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)