jueves, 23 de abril de 2015

LA ERUPCIÓN DEL CALBUCO


Es verdad que Chile se estremece, se desangra, y frente a eso no hay que taparse los ojos. Ni alarmista ni nada por el estilo. Hoy estamos junto a quienes se aterrorizan con el volcán Calbuco. Antes había sido el Villarrica, el Chaitén. Hemos vivido terremotos, tsunamis, incendios en grandes ciudades como Valparaíso, incendios forestales, el alud de agua y barro en ciudades del norte. Estamos sedientos de cambios urgentes en la Constitución para salir de una vez por todas de tanta miserable vida que se le da al hombre y la mujer que trabaja. Chile está como el vehículo viejo, como el coche chatarra, el que quiere avanzar y no puede. Y lo debemos llevar al mecánico, quiérase o no. Más encima está el tema de la corrupción en las instancias de poder. Esto es algo serio, muy serio. ¿Se ha investigado profundamente a los municipios, a los gobiernos regionales?. De seguro saldrían muchos corriendo como ratas de alcantarillas. Es verdad que Chile se estremece. Y en este momento, en este preciso momento, estamos con los que padecen la erupción del volcán Calbuco y sus consecuencias.

Escrito por Carlos Amador Marchant en 23 de abril de 2015. Valparaíso-Chile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrega tu comentario con objetividad.

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)