jueves, 19 de enero de 2017

DEGRADACIÓN


Los que caminan entre 7 a 8 de la mañana podrán percatarse del terrible espectáculo de quienes duermen a la intemperie en calles céntricas de Valparaíso. Hablo de Bellavista, hablo de Condell, de subida Cumming, de la Intendencia, de Plaza Aníbal Pinto, por nombrar algunos sitios. Es decir, pleno centro de la ciudad. El tema es que no sólo duermen, sino que instalan colchones, frazadas, y se cobijan junto a perros y rodeados de latas de cervezas, mierda y meado. No es hermoso observar escenas como éstas, menos para quienes vienen de sus casas y se dirigen a los lugares de trabajos. Menos, por cierto, para quienes visitan el puerto.
Valparaíso tiene historia y presencia. La bohemia y la pobreza, la gallardía de los que han hecho sus aventuras y desventuras y han sorteado etapas de catástrofes constantes, quedan en la historia. Y es que aquí se vive la historia en pleno. La vida de acá, pareciera ser, es la vida del hombre en su miseria eterna. Miseria monetaria y miseria del alma. Sin embargo, el tema no pasa por ahí. De ser así estaríamos justificando estas escenas diarias.
¿Qué vende Valparaíso al exterior?. No creo que sea esto. Aunque lo cierto es que mucha gente se está lucrando en este puerto dando un testimonio falso de bohemia. Porque, y debemos decirlo, acá no hay bohemia, sino degradación.
En mis 21 años en este lugar no sé si siempre fue así o esto ha ido aumentando. Y si esto fue siempre así, quiere decir que nunca antes, ni menos ahora, se ha trabajado profusamente el tema. Porque acá no se trata de instaurar un estado de sitio para erradicar la mierda, sino dar un tratamiento urgente (de ahora ya) al problema.
Colchonetas, ebrios sangrando, meado corriendo como río, estropajos que duermen sin percatarse que otras vidas los observan de día. Es lo que se ve en la ciudad. Y el mar, pareciera, quiere otra cosa. 

Escrito por Carlos Amador Marchant, en 19 de enero de 2017.-

3 comentarios:

  1. Es complicado el asunto, porque tiene que ver con muchos factores. Leí las respuestas que tuvo esta entrada en Facebook y por supuesto que son del tipo fácil. Porque es fácil indignarse con lo que el otro dice, pero llevar esa "indignación" a obras es otra cosa. Se habla de Valparaíso, pero el problema es, no solo nacional, sino internacional. Pero, ¿por dónde pasarían las soluciones? ¿Albergues y comedores?, excelente idea, cada ciudad debiera tener a disposición de los menesterosos sin casa y sin trabajo albergues y comedores donde puedan conseguir techo y comida gratuita, pagada por... Ahí empiezan los problemas, porque de inmediato se dirá que el que debe pagar es el Estado. ¿Y quién es el Estado ese, tan dispendioso? ¿no somos nosotros mismos? Imagino lo populares que serían aquellos que propongan un alza de impuestos, digamos de un 1%, para sostener albergues y comedores de buena calidad. No, no creo que resulte, porque la gente, actualmente, no quiere pagar por nada, menos por otros. ¿Y la acción personal? ¿habrá alguien qué, viendo a un indigente durmiendo en un colchón a las puertas de su casa, lo haga entrar ofreciéndole un espacio dentro? Ya lo se, es una estupidez lo que estoy dicendo, y lo menos que recibiría es un chileno apelativo, pero, si vivimos en una sociedad en la que cualquier perro abandonado tiene (o dicen que tiene) derecho a encontrar refugio ¿por qué no podría tenerlo un ser humano?
    Otra posibilidad sería un sistema social y económico que no permitiera que una persona llegase a vivir en denigrantes condiciones, pero eso me ganaría el apelativo de "comunista". No es que me moleste, tampoco me molesta de de vez en cuando me llamen "facista", pero así es como funcionan las cosas en esto de las "redes sociales"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. ¿Qué diría el comentario?
    La duda me inquieta...

    ResponderEliminar

Entrega tu comentario con objetividad.

EL TIEMPO EN VALPARAÍSO

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)