viernes, 29 de diciembre de 2017

VOCES QUE CUELGAN DESDE UN CUERPO




Escribe Carlos Amador Marchant

La voz es algo especial en todo ser humano. El sonido que se expele. La Real Academia de Lengua Española (R.A.E.), afirma: “Sonido que el aire expelido de los pulmones produce al salir de la laringe, haciendo que vibren las cuerdas vocales”. De todo esto surge, más tarde, la comunicación. Es decir, con la voz nos comunicamos, aunque, parece, más nos agredimos.
La voz cobra importancia, vida, muerte, al momento de sensaciones. En otras palabras, cualquier ser humano podrá temblar al escuchar a alguien, sin verlo. Temblar de admiración, atracción sexual, amor; aunque también pánico.
Muy joven me sentí atraído al escuchar voces. Y sentir voces sin cuerpos es, sin lugar a dudas, situarnos en lo desconocido. Sin saber de idiomas, es decir, sin saber nada de nada, la fonética se transforma en ruido extraño, místico.
Estuve frente al micrófono en lúgubres radioemisoras del norte y sur chileno. En aquellas radios tristonas donde boleros y tangos invadían noches.
Hacia finales de las décadas del 70 y 80 las radios de provincias albergaban escasas voces femeninas. O sea, escuchar a una mujer daba riendas a imaginaciones infinitas. Los más conspicuos se veían caminar por orillas de mar, en horas crepusculares.
Las voces de varones, por su parte, siempre más abundantes, eran idolatradas por impresionantes cantidades de muchachas.
Un joven locutor, moreno, delgado extremo, nariz puntiaguda y larga, rostro lleno de espinillas, dientes chuecos que salían de su boca; vale decir, hombre feo por los cuatro extremos -de esa fealdad inventada para los humanos- dio inicio a mis primeros espasmos. El locutor en cuestión traía locas a muchas jóvenes de 1974. El encanto se centraba en aquella voz que tampoco era tan extraordinaria. Sin embargo, algo tenía: era nasal e imprimía sonsonetes especiales al término de frases. El contenido programático incluía temas de David Bowie y Elton Jones, dando a esos escasos 60 minutos una pincelada de reflexión y holgura. El tipo, al ser escuchado por sus fanáticas, era un encanto. Imaginaban ellas al hombre atractivo, de telenovela, de cine clandestino.
Mi programa era lanzando al aire después de éste, por consiguiente, había que digerir la cantidad impresionante de llamadas telefónicas sólo interrumpidas cuando finalizaba una canción. De repente, el hombre mira con ojos desencajados y expresa con fervor que una auditora se encaminaba a la radio para conocerlo. La fanática le habría expresado estar enamorada y ardía en ansias por abrazarlo. El locutor me volvió a mirar. Tengo la impresión que, de tantos halagos, por curiosa razón, se sentía hermoso. Y salí del estudio de transmisión con escalofrío. Volví sólo cuando inicié mi programa. La sala de locución estaba vacía, había silencio de sepulcro nunca antes percibido.
Si recordamos al escritor español, Benito Pérez Galdós, en novela Marianela (1878), nos damos cuenta que él confronta imagen y sonido. El desenlace de esta creación literaria expone un trágico final para la niña pobre y de escasa belleza que cuidaba de un muchacho ciego, de alcurnia, y que iba a recobrar la vista.
Es decir, la voz permite dar rienda a la imaginación, llevarla, hacerla pasear por hermosos sitios fuera, por cierto, de toda realidad. Y he aquí una pregunta : ¿qué es realidad?. ¿La realidad es cuerpo o es voz?.
Lo cierto es que la voz, el sonido, gana batallas. Y hay quienes recibieron este buen regalo en un mal envase y a la inversa. Pero hay otra verdad: hay voces que irritan, que llaman al odio, que descontrolan a los humanos.
Y a éstas ni siquiera hay que indagarles cuerpos. Son la misma barbarie.


2 comentarios:

  1. ALBERTINA MANSILLA MANSILLA

    Muy hermosa la crónica que escribiste, realmente me dejó inquieta, pensativa, hay un dejo de misterio
    en las voces nocturnas, en la oscuridad, sólo se escuchan voces, de los náufragos, quizás de los moribundos,
    o de los que conversan con los fantasmas.

    Recibe un saludo

    Albertina Mansilla 2018,
    En lunes, 1 de enero de 2018 12:49:11 GMT-3

    Santiago de Chile.-

    ResponderEliminar
  2. Certera tu voz, Carlos Amador. Extraes parte de ese misterio que, por pertenecer a un fenómeno natural y cotidiano, reparamos escasamente en él. Hace diez años, desde Galicia, recibí un CD llamado "Sons da terra" (sonidos de la tierra), en el que se grabaron variadas manifestaciones sonoras: voces de campesinos (as) y marineros (as), en sus faenas particulares; poemas recitados en las plazas; cantos de aves; murmullos del agua, del viento; ruidos y compases de faenas laborales... Quizá por eso se la música el arte más enigmático, esa vibración que algunos relacionan (pretenden relacionar) con el vibrato universal que sería "la voz de Dios", si es que hay un dios que habla desde la inmensidad del cosmos. Muy buena crónica. Un abrazo, compañero, y los mejores deseos para el 2018. (Edmundo Moure)

    ResponderEliminar

Entrega tu comentario con objetividad.

SEGUIDORES DE MI BLOG

WIKIPEDIA

Resultados de la búsqueda

MI FRASE

"El mundo que hicimos, el mundo que queda por hacer, no tienen el mismo valor o significado. Se hilvanan distintos ojos. Pero la vida es una sola, conocida o no, y la acción de amarnos con chip reales, tendrá que ser prioridad de los nuevos tiempos."

Carlos Amador Marchant.-

VISITA LA REVISTA EXTRAMUROS N°2

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA

LO MÁS LEÍDO EN LA ÚLTIMA SEMANA

EL TIEMPO EN VALPARAÍSO

Sígueme en Google+ Badge