domingo, 19 de enero de 2014

VALPARAÍSO SITIADO

(en Galpones de Carlos Amador Marchant)


El sábado 18 de enero de 2014 se me ocurrió caminar por el centro de Valparaíso. Estaba informado (con fórceps) de una competencia carretera denominada “Dakar”, ..¡y cómo no¡, porque (además) todas las radios y los medios informativos llamaban a participar de este evento. El tema es que no imaginé lo que encontraría en la parte baja del puerto. Antes de continuar debo expresar (y esto puede parecer opinión dada por un “ viejo amargado”) la irresponsabilidad de este país llamado “Chile”. Acá hay inmensos problemas, terribles problemas que atañen a la población, léase salud, educación, temas medioambientales, desproporcionalidad en remuneración a trabajadores, estafa constante del Estado con contratos honorarios (en fin), y, frente a todo esto, ¿cómo se pueden dar el lujo de culminar fastuosos eventos en una ciudad que ruge por una atención urgente a problemas que atañen, incluso, a su situación geográfica?.
El centro del puerto estaba “sitiado”. Es decir, los que se hallaban en el sector costa no podían transitar hacia cerros, porque rejas metálicas impedían el paso. Sin pecar de exagerado, esto me pareció el símil de aquellas redadas en tiempos de dictadura, donde cercaban poblaciones enteras y nadie podía ingresar ni salir. Acá, el que no estaba participando del evento y quería desplazarse por el Plan en forma libre, no podía hacerlo, estaba frito, estaba muerto.
Dentro de la desesperación por salir de esa locura, todo ese espectáculo (con un gran escenario en la Plaza Sotomayor y  pantallas gigantes en distintos sitios) lo sentí como algo parecido a cuando los gobernantes romanos entretenían al pueblo en esos famosos y ya destruidos coliseos.
Si bien este puerto alcanza los trescientos mil habitantes, un gran número (no todos, por cierto), gozaban con ver aparecer autos con estruendosos tubos de escape.
En la vida no todo puede ser seriedad ni tragedia, pero me queda claro que pasamos por una etapa de enfermedad. Tanto dinero malgastado, por Dios, y luego autoridades hacen caso omiso de verdaderas demandas de la población.
Como postre, en la noche del mismo día, casi emulando el ya pasado fin de año, fuegos de artificios retumbaron el puerto por cuatro costados. Es decir, en otras palabras, vivimos la alegría eterna, mientras un fuerte segmento territorial se arrastra por regiones con problemas terribles. ¡Chile se incendia¡..Pero celebremos con fastuosidad estos Dakar. Es decir, silenciemos los problemas con alegrías falsas.

Sábado atroz, malsano, para los que saben que Chile no está bien. Sábado espectacular, por cierto, para los irresponsables. Es decir, los de siempre.

Escrito por Carlos Amador Marchant en 19 de enero de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrega tu comentario con objetividad.

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)