miércoles, 7 de febrero de 2018

¿IRRESPONSABILIDAD?



Cualquier foto, a veces, la usamos como pretexto, aunque este mismo nos sirva para propender hacia temas reales que, a la larga, nos dejan perplejos.
En consecuencia, puedo afirmar que la gráfica que apreciamos corresponde al templo de los 12 Apóstoles de Valparaíso, a la fecha (7-02-2018) casi totalmente destruido por - o desde- el terremoto del año 2010 en la zona. Quienes transitan frente al sitio preguntan cómo se puede mantener en pie si sus paredes, al parecer, están al borde de sucumbir. Pero el tema es más penoso: se encuentra en ese estado desde hace 7 años, dando, por cierto, un pésimo espectáculo. Esta edificación y su deplorable estado desde el año 2010 da tema para reflexionar en otras aristas. Por ejemplo, en el asunto de la “irresponsabilidad” o más bien en la falta de escrúpulos. La historia de Valparaíso (puerto chileno), lo sabemos, está llena de destrucción: terremotos, maremotos, incendios, en fin. Los terremotos han golpeado en varias ocasiones: 1647, 1730, 1822. En el siglo 20, el de 1906 dejó una destrucción casi total, con cantidad de 3.000 muertos. Los más cercanos son los de 1985 y el de 2010, que dejan escrito en el pizarrón la obligación de estar alertas y caminar con mucha precaución. Me atrevo a decir que este lugar, por su historia sísmica, debería tener en sus cerros preferentemente edificaciones bajas. Las excesivas autorizaciones a las inmobiliarias, por lo visto, han hecho todo lo contrario. Vemos con pánico cómo se erigen edificios de 30 pisos que no sólo se han dado el trabajo de tapar vistas oceánicas, sino que además han pisoteado la seguridad de los habitantes. Tenemos claro que los llamados “expertos” podrán decir que estas construcciones son a prueba de terremotos, pero lo cierto es que, y de acuerdo a testimonios, la naturaleza tiene fuerza y poder suprahumanas.
Es decir, y por lo descrito, habrá que tener mucho ojo en lo que vendrá. Y ojala revisar, minuto a minuto, la peligrosa escenografía que “nos obsequian”.


Escrito por Carlos Amador Marchant, en 7 de febrero de 2018.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrega tu comentario con objetividad.

MI FRASE

"El mundo que hicimos, el mundo que queda por hacer, no tienen el mismo valor o significado. Se hilvanan distintos ojos. Pero la vida es una sola, conocida o no, y la acción de amarnos con chip reales, tendrá que ser prioridad de los nuevos tiempos."

Carlos Amador Marchant.-

VISITA LA REVISTA EXTRAMUROS N°2

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA

LO QUE ESTÁS LEYENDO DE MI BLOG (última semana)

EL TIEMPO EN VALPARAÍSO

Sígueme en Google+ Badge